Lo que hemos cambiado y lo que no

Hoy quiero hablar de lo que ha cambiado a lo largo de nuestra experiencia homeschooler, y lo que se ha quedado como pilar fuerte (hasta que caiga, que nunca se sabe).

Lo que ha cambiado:

Empezamos con horarios muy estrictos, y ya llevamos meses con menos rigidez. Abrazarnos por la mañana antes de levantarnos, ducharnos sin prisas, preparar el desayuno sin estrés… Eso tiene una recompensa que no se puede medir cuantitativamente, pero yo la veo.

Empezamos con mucha pasión y agenda muy cargada, y ya llevamos meses estudiando no más de tres o cuatro áreas del conocimiento (asignaturas, más o menos) por mañana. Tengo una lista de áreas de conocimiento que quiero que estudiemos habitualmente, y voy escogiendo según nuestro estado de ánimo o según nuestras ganas. Pero no dejamos nada abandonado mucho tiempo.

Lo que se mantiene:

Yo decido lo que vamos a estudiar. Así entrenan la obediencia, tan necesaria en todo grupo humano estructurado.

Libros de texto o manuales. Nos gustan los libros, y nos gusta “seguir un camino”, como cuando vamos de excursión siguiendo las señales. He visto que las asignaturas para las que hemos conseguido un libro de texto de nuestro gusto mantienen nuestro interés diario y nuestra sensación de logro y de avance. Y, en cambio, para lo que no hemos conseguido un libro de texto que nos guste, lo hemos terminado dejando y no desarrollando con constancia.

Un poquito cada día, mejor que mucho de vez en cuando. La constancia es uno de nuestros pilares fuertes. Saqué la idea de cuando aprendí sobre cómo el cerebro realiza las conexiones neuronales, y la experiencia lo ha confirmado.

Las mates, lo primero de la mañana y cada día. Yo era de letras, o eso creía. Hasta que empecé a dar matemáticas con mis hijos. Son tan dinámicas, hay libros de texto excelentes y muy entretenidos, se aprenden tan ordenadamente y tan eficazmente… ¡No hay pérdida! Además, ayudan a desarrollar la capacidad de razonar. Eso sí, a razón de media hora cada día, con mi hijo de 8 años ya estamos en el curso de 1º de ESO, y con la peque de 6 años estamos en 3º de primaria.

No nos limitamos al nivel de cada curso, a pesar de seguir libros de texto. Avanzamos según nuestra capacidad, que es más de lo que yo pensé antes de empezar el homeschooling. Sí me aseguro de que han adquirido el mínimo curricular, cosa fácil, por lo menos en nuestro caso.

Utilizamos libros de texto y enciclopedias muy atractivos visualmente.

Me deshago de materiales que, aunque me hayan costado dinero, no nos motivan o no nos van bien por algún motivo. Eso sí, si un libro es bueno, lo terminamos aunque tengamos ganas de empezar otro. Así se habitúan a terminar lo que se empieza.

Casi nunca ven vídeos solos, especialmente los documentales. Siempre estamos su padre o yo a su lado, para resolver sus preguntas.

Ven las películas en castellano un par de veces, y luego ya siempre en inglés o francés. Los idiomas les irán fenomenal en sus futuros viajes.

Poca tecnología, de momento. Juegan con la tablet o ven una película una media de una hora al día, por la tarde. Dibujan, pintan o escriben en papel.

Piano marvel, nuestro curso online para aprender piano desde hace dos años.

Cada día hacemos actividades con las que desarrollen diferentes tipos de habilidad. Por ejemplo: mates (esa sí, cada día) + dibujo u otra actividad artística o constructiva manual + inglés + francés + piano (casi cada día) + historia (el mayor)+ ejercicio físico (nadar, excursión, baile). Si veo que por la mañana no han “hecho” nada con las manos, por la tarde les digo que no lean, sino que “hagan” algo. “Hacer” es lo único que a veces puede quedarnos colgado, ya que mis hijos tienden a leer mucho.

Otras cosas que hemos mantenido, y que forman parte de su educación también:

Prohibido quejarse, prohibido discutir. El castigo es quedarse sin postre. Nosotros utilizamos el castigo, y nos funciona mejor que cuando no lo utilizábamos. Les fuerza a descubrir la belleza del altruismo y del agradecimiento, que desgraciadamente no sale de forma natural (hasta que estén habituados y convencidos por experiencia de su utilidad, y entonces ya sale). Tuvimos una época más liberal, y vimos que estábamos creando niños egocéntricos y caprichosos, además de insatisfechos.

Propiciar la comunicación respetuosa y la relación humana cariñosa. Evitar lo contrario.

Propiciar pruebas de esfuerzo, disciplina y altruismo, para desarrollar estas capacidades.

Cada día cumplen alguna de sus tareas: arreglar el espacio de los animales, preparar la mesa, ayudar a preparar la cena. Las tareas (no deseadas) les habitúan a trabajar en equipo, a atender las necesidades del grupo más allá de las propias.

Cada día damos gracias a Dios por cuánto nos bendice y le pedimos que siga guiándonos  para hacer frente a nuestras tendencias humanas egoístas.

Y así termino por hoy, dando gracias a Dios por cuánto nos cuida y nos guía. Él es nuestro pilar principal.

Que Dios os bendiga a todos. Pasad un buen día.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s